Carro de filtración


Muy útil para talleres, para recuperar el aceite hidráulico de un deposito que ha trabajado, y tengamos que sacarlo para una reparación.

Con este carro se conecta la tubería de aspiración en el depósito y la de impulsión a un bidón o dos, dependiendo de la capacidad del depósito del vehículo a repasar, se pone en marcha la bomba y el aceite comienza a pasar por los filtros a los bidones.

Se hace la reparación y se vuelve a devolver el aceite al depósito del vehículo de las mismas formas, pero habiendo pasado dos veces por los filtros. Siempre que el aceite esté en condiciones con sus propiedades de fabricación, si esta viejo, no lo recupera, pero si solo está sucio, el aceite se vuelve a incorporar al circuito totalmente limpio de impurezas, dada la alta precisión de los filtros en filtración.

También serviría en un momento dado para trasvasar y llenar un depósito de aceite hidráulico.